crecimiento personalUno de los grandes conceptos de la psicoterapia de orientación humanista es el del crecimiento personal, que también es uno de los grandes temas que suelen aparecer en la terapia como origen de problemas psicológicos que nos afectan.

El crecimiento personal es una tendencia del ser humano hacia su propia realización como individuo; podríamos decir que se trata de ese conjunto de motivaciones, valores o creencias que nos llevan a buscar el camino en la vida con el que nos encontramos más identificados. Es decir, aquel proyecto vital que se ajusta mejor a lo que pensamos, sentimos, percibimos y en definitiva, somos. El mismo nombre de nuestra consulta, Hylé, no es más que la manera en que los griegos definieron este proceso de continuo cambio hacia un nuevo estado de mejora personal y vital, hacia la consecución de la mejor versión de uno mismo. Nosotros creemos en esta capacidad que se encuentra en el interior de cada ser humano, y por tanto, en que disponemos de los medios para encaminar nuestra vida hacia un lugar mejor.

Escríbenos

Si te interesa consultar algún problema relacionado con el crecimiento personal con nosotros, no dudes en contactar en el 668 880 732

Escríbenos

Hylé Psicología

Rellena este formulario con lo que quieras preguntarnos y nos pondremos en contacto contigo en breve. Muchas gracias por tu interés. Nota importante: Si has contactado con nosotros y no has recibido respuesta en 24 horas, por favor comprueba la carpeta de spam, especialmente si eres usuario de hotmail o gmail.

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Mensaje

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Alejandro García Alamán. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender a su solicitud. Mediante la indicación de sus datos y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga consentimiento inequívoco a Alejandro García Alamán para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. Asimismo, dicho consentimiento se extiende a la cesión de los datos de acuerdo con la legislación aplicable.
En cualquier momento usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, comunicándolo por escrito e indicando sus datos personales a la Alejandro García Alamán, en el domicilio c/Industria, 122 Portería, 08025 Barcelona, (Barcelona) o mediante el envío de correo electrónico a contacto@hylepsicologia.com.

Todo esto que parece muy sencillo, en la práctica puede llegar a ser complicado de alcanzar, o incluso de vislumbrar. Es muy frecuente que en algunos momentos de nuestra vida este proyecto vital se vea interrumpido, bloqueado o distorsionado por multitud de factores, tanto internos como externos; es en estas situaciones donde a la persona le puede resultar más complejo definir (o redefinir) hacia dónde quiere ir, y así encontrarse en un conflicto que ocasiona mucha angustia, a veces indefinida. Es en estos casos donde los esquemas mentales producto de su trayectoria vital han quedado inservibles y la persona no encuentra una solución creativa para superar este bloqueo.

Generalmente, quien se encuentra en este punto de su vida suele llegar a consulta con alguna situación cotidiana o algún otro problema que le ha puesto de relieve, quizá de forma no muy consciente, esta insatisfacción con el balance de lo que ha sido su recorrido vital. Debajo de este problema, empieza a tomar forma un desencanto con la vida que se ha llevado hasta el momento, apatía, desgana, sentimientos de tristeza o vacío, desilusión por las cosas. También puede aparecer un miedo a cambiar, a iniciar un nuevo camino, a dar un golpe de timón y cambiar de trayectoria…y aquí se activan toda una serie de mensajes inconscientes que aceptamos hace mucho tiempo, tanto que nos parecen naturales, totalmente nuestros. Estos mensajes componen lo que en Análisis Transaccional se llama el guión de vida, un “plan” decidido y aceptado de forma inconsciente en momentos muy tempranos y que nos orienta como si de nuestra propia película se tratara.

Otras veces puede ocurrir que la persona se queja de que no sabe qué hacer con su vida, de que no hay tal plan. Que no ha pensado en lo que le gusta, o que no hay nada que le gustaría hacer. Puede que no lo haya pensado, o así lo crea. Esto suele ocurrir en aquellos que han pasado mucho tiempo haciendo lo que los demás tenían pensado para ellos, sin cuestionarse si era realmente lo que querían o que han estado más pendientes en agradar a los demás y ser aceptado por ellos que de ellos mismos y sus necesidades. En todos estos casos se puede identificar una necesidad profunda de revisar, hacer balance y decidir hacia dónde queremos ir, cuál será nuestro camino de crecimiento vital, y miedo a la incertidumbre que provoca el tomar las riendas hacia un lugar que desconocemos.

Pero para llegar a alguna parte primero hay que saber a dónde queremos ir. La redefinición del proyecto vital, o del guión de vida es un proceso delicado, puesto que pone en cuestión aspectos de nosotros mismos y de nuestra vida que estábamos dando por sentados, y largo, dado que implica reconstruir nuestra realidad de forma más creativa y ajustada a lo que realmente necesitamos y queremos. Consiste en cuestionarse en profundidad, y esto puede llegar a resultar muy amenazante: la transformación de nuestros esquemas mentales, la detección y retirada de nuestras defensas, aquellas que ocultan nuestras partes rechazadas.

En Hylé creemos que la psicoterapia humanista está especialmente indicada para este tipo de conflictos existenciales, ya que precisamente concibe el crecimiento personal como el objetivo último de la terapia (hasta donde el paciente quiera llegar, por supuesto). Partiendo de esta base, las diferentes escuelas humanistas han desarrollado una amplia serie de herramientas y técnicas adecuadas para acompañar a la persona en este proceso de autoconocimiento, de redecisión sobre su guión de vida, de manera progresiva y cuidadosa para consolidar estos cambios.