ansiedad La ansiedad es la respuesta adaptativa por excelencia ante un peligro y representa una pieza fundamental para nuestra supervivencia: nos advierte de una amenaza o peligro. Percibimos la ansiedad en sus manifestaciones físicas: sudor, temblores, aumento del ritmo cardíaco, vértigo o insomnio entre otras. Estos síntomas suelen acompañarse de sensaciones de temor y urgencia, así como dificultad para relajarnos. Nuestro cuerpo nos prepara para una huida inmediata y nos envía un mensaje: si no estamos preparados, en cualquier momento podemos fallar o sufrir daño.

Experimentamos ansiedad antes de un examen, en una primera cita o una entrevista de trabajo, lo cual es completamente normal. Este estado de alerta nos puede ayudar a sacar lo mejor de nosotros cuando entremos en acción, pero también puede bloquearnos. Está por tanto muy relacionada con una emoción primaria: el miedo.

Escríbenos

Si te interesa consultar algún problema de ansiedad con nosotros, no dudes en contactar en el 668 880 732

Escríbenos

Hylé Psicología

Rellena este formulario con lo que quieras preguntarnos y nos pondremos en contacto contigo en breve. Muchas gracias por tu interés. Nota importante: Si has contactado con nosotros y no has recibido respuesta en 24 horas, por favor comprueba la carpeta de spam, especialmente si eres usuario de hotmail o gmail.

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Asunto

Mensaje

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Alejandro García Alamán. Dicha comunicación se utilizará exclusivamente para atender a su solicitud. Mediante la indicación de sus datos y de conformidad con lo establecido en el artículo 6 de la L.O.P.D., Ud. otorga consentimiento inequívoco a Alejandro García Alamán para que proceda, en cumplimiento de los fines mencionados en el apartado anterior, al tratamiento de los datos personales facilitados. Asimismo, dicho consentimiento se extiende a la cesión de los datos de acuerdo con la legislación aplicable.
En cualquier momento usted podrá ejercer los derechos de acceso, rectificación, oposición y, en su caso, cancelación, comunicándolo por escrito e indicando sus datos personales a la Alejandro García Alamán, en el domicilio c/Industria, 122 Portería, 08025 Barcelona, (Barcelona) o mediante el envío de correo electrónico a contacto@hylepsicologia.com.

En ocasiones, esta sensación de peligro aparece en ausencia de una amenaza real, es desproporcionada o incluso permanece aunque la amenaza haya desaparecido. Esto hace que la persona experimente estados de alarma y tensión desajustados al entorno, relaciones y áreas vitales. En otras palabras, puede dificultar la capacidad de la persona de activar eficazmente sus recursos: sentirse incapaz de salir casa, de hablar con alguien, de establecer una relación. Nos encontramos por tanto ante una mala gestión del miedo, pudiendo ser desconcertante cuando se activa en momentos donde no identificamos ningún peligro externo.

Los sentimientos habituales asociados a la ansiedad son vulnerabilidad, inseguridad, sensación de ineficacia, incertidumbre, autoestima baja y una percepción de miedo incontrolable. En el fondo de la ansiedad puede haber un fracaso, un abandono, una experiencia traumática, la pérdida de referentes, una sensación de incapacidad propia, todas situaciones que de alguna manera provocan un sufrimiento de tipo relacional.

El objetivo prioritario del tratamiento de la ansiedad en Hylé no es evitarla, sino entender su significado para la persona, identificando sus orígenes profundos y la función que asume en su existencia. Cuando podemos comprender qué papel juega en nuestra vida, aprendemos a manejarla de forma eficaz, a “perderle el miedo”. A aprovechar su potencial de ayuda para responder eficazmente en nuestro día a día.

Se trata de lograr que, frente a una situación, la persona sienta que tiene una guía para orientarse, siendo capaz de activar los recursos apropiados y poder salir de la espiral de evitación para vivir plenamente su ciclo de la experiencia: el mismo suceso que para una persona es un simple inconveniente, para otra se vive como una verdadera catástrofe sin remedio. Para entenderlo mejor es clave preguntamos: ¿qué podemos hacer cuando no sabemos qué hacer? La terapia se enfoca justamente en ampliar el abanico de respuestas posibles ante esta pregunta.

Con soporte terapéutico, la persona podrá reflexionar sobre respuestas alternativas y su sistema de anticipación frente a elementos ansiógenos, trabajando para flexibilizar su visión de los acontecimientos. Se trata de hacer que la atención de la persona no se enfoque solo sobre unos pocos elementos, sino que pueda considerar puntos de vista diferentes y positivos sobre la propia experiencia sin sentirse perdida y bloqueada.

El espacio terapéutico se convierte en un espacio seguro donde la persona puede introducir nuevos elementos en su sistema de construcción de la realidad y familiarizarse con formas creativas de salir del bucle de repetición de una interacción problemática con su entorno.

La ansiedad en el fondo es como una barrera que nos impide conectar con alguna emoción o vivencia más profunda, de alguna manera expresa la intuición de que en un momento dado no nos vemos capaces de enfrentarnos a ella: nos falta el oxígeno. El proceso terapéutico es una oportunidad para contactar con esta emoción, cuidarla y cuidarnos, dándonos otra vez las fuerzas para respirar.