Seguimos colaborando en Hylé con diversos profesionales de la salud, ofreciendo este espacio para publicar artículos que nos parecen de interés y que están relacionados con este ámbito. En este caso presentamos un artículo sobre envejecimiento y la importancia del ejercicio físico en esta etapa de la vida escrito por nuestra amiga y colaboradora Rosa Domínguez Rodríguez. Rosa es terapeuta deportiva, está graduada en Educación Social y titulada por el Departament d’Ensenyament como técnica y directora deportiva y posee una amplia experiencia profesional en trabajar lesiones o enfermedades neurodegenerativas y/o físicas y psicológicas mediante la actividad física y cognitiva, personalizada para cada persona. Esperamos que lo encontréis tan interesante como nosotros.

Envejecimiento actual

Hoy en día, resulta inexacto  establecer cuando empieza el periodo de desarrollo que llamamos tercera edad. Muchos expertos no se ponen de acuerdo respecto al momento en que empieza la vejez, puesto que esto dependerá de múltiples factores como la alimentación, la profesión ejercida, las vivencias, la forma de afrontar la vida, la genética, la práctica deportiva, etc. Por tanto la edad cronológica no define el envejecimiento, si bien en nuestra sociedad parece que se acepta como punto de comienzo de esta etapa de la vida el momento en el que coincide con la jubilación, es decir a los 65 años empieza la tercera edad en nuestra sociedad.

Además, en España, cada vez es más el incremento de individuos mayores de 65 años, debido a varios factores:

-Sociedades europeas más viejas y países jóvenes como India y con mayor número de nacimientos.

-Esperanza de vida mayor.

-Disminución de la natalidad.

-Progresivo crecimiento del subgrupo (viejos más viejos)

Envejecimiento - SentadosSe estima que en 2050 el porcentaje de mayores se duplicará. Europa es y será el continente más envejecido. En el plano social, la vejez varía según los criterios y las civilizaciones. En el siglo XVIII se  considera que la vejez comenzaba a los 30 años, en el S. XIX a los 50, y en el S. XX, se considera viejo cuando llegas a los 70 años.  Y en el S. XXI la esperanza de vida sigue creciendo, la esperanza media de vida en España está en los 78 años y en mujeres, mayor la esperanza.

El envejecimiento cada persona lo vive de manera propia y exclusiva y afecta a cada persona y lo percibe de manera diferente.

Pero la vejez más que un problema de edad y de un cuerpo que envejece, es un problema filosófico de la condición humana. En la vejez aparecen problemas fisiológicos, existe un malestar objetivo, y también aparece un malestar subjetivo. La vejez es más un proceso que un estado, el envejecimiento como modificación de la condición de la existencia, es un proceso normal de la vida, que se caracteriza por modificaciones involutivas de orden anatómico, fisiológico, neurológico y psíquico.

Importancia de mantenerse activos

Aunque la capacidad física va disminuyendo con la edad, es cierto que se relaciona la inactividad  física más con la desgana de realizar ejercicio que con la dificultad de poder desempeñarlo. Además, hasta el momento, la generación de nuestros abuelos no tenía el hábito de realizarlo, a la vez, era una generación  más activa en su cotidianidad. Las siguientes generaciones y que cada vez se habla más de ello, es el sedentarismo, que empiezan a haber estudios que explican que es igual de peligroso que el tabaquismo.

¿Qué beneficios comporta el ejercicio físico en la vejez?,

  • Favorece el desarrollo motor.
  • Mejora la sensación de bienestar.
  • Mejora la salud tanto física como psicológica-emocional.
  • Ayuda a mantener un estilo de vida independiente.
  • Reduce el riesgo de padecer alteraciones cardíacas e hipertensión.
  • Conciencia corporal; conocer y tener conciencia del cuerpo.
  • Controlar y mejorar la respiración.
  • Mejora las relaciones sociales.
  • Ayuda a controlar enfermedades como la obesidad, diabetes, hipercolesterolemia…
  • Mejora el control postural.
  • Aumenta la resistencia
  • Favorece la flexibilidad.
  • Desarrolla la auto expresión.
  • Aumenta la memoria.
  • Etc.

Envejecimiento - Ejercicio

La importancia de mantenerse activo es primordial en cualquier persona y también en la persona mayor. Mantener un estado saludable tanto en el cuerpo como la mente es equivalente a favorecer un envejecimiento saludable.

Se trata de que el cuerpo de la persona, el cual lo puede vivir como lugar de deterioro, se abra a experiencias y dimensiones de bienestar, la expresión corporal a través de la conciencia corporal y la propia creatividad en sus propios movimientos experimentando a través del ejercicio y aprendiendo con él.

Desarrollar el envejecimiento positivo, en donde se pretende descubrir y/o ampliar el registro de las sensaciones, movimientos, mediante vivencias de bienestar corporal y social, ya que con el ejercicio se trabaja desde una perspectiva global del ser humano, que busca la integración de las dimensiones corporal, afectiva y cognitiva.

Siglo XXI; el vivir y sus hábitos

El progresivo envejecimiento de la población en los países desarrollados va acompañado por un marcado incremento de las enfermedades crónicas, muchos investigadores lo llaman “la pandemia del siglo XXI”. En la actualidad las causas de muerte más habituales son las enfermedades cardiacas, los accidentes cerebro vasculares y las enfermedades pulmonares crónicas, mientras que las principales causas de discapacidad son el déficit visual, la demencia, la pérdida auditiva y la artrosis, según la OMS.

Pero a la vez, las enfermedades crónicas tienen que ver con la conducta humana. Sólo el 25% de lo que una persona va a vivir y como va a vivir dependerá de la genética. El 75% restante tendrá que ver con los hábitos de vida.

Al igual que el S. XXI su gran desafío fueron las nuevas tecnologías, también el deporte forma y formará parte de este siglo, junto a la alimentación, las relaciones sociales, etc, todos estos hábitos y conductas saludables pueden reducir los daños que estas enfermedades crónicas pueden causar en el organismo.

Contacto 

Rosa Domínguez Rodríguez – rosadiv@hotmail.com

Bibliografía

  • FEBRER DE LOS RÍOS, A., SOLER VILA, A., 1989: “Cuerpo, dinamismo y vejez”. Barcelona. Editorial Inde.
  • PONT, P., 2005: “Efectes d´un programa d´activitat física sobre la memoria en la gent gran”. Tesis Doctoral. INEFC de Barcelona.
  • PUIG, Núria, 1997: “Gènere, cultura, procés d´individualització i esport”. En revista catalana de sociología, (5), pp. 33-58.
  • PUIG, Núria; heinemann, Klaus, 1991: “El deporte en la perspectiva del año 2000”. In papers, (38), 123-141.
  • SERRANO, J.A. 1998: “Una aproximación empírica y multidimensional al estudio de la participación deportiva en el tiempo libre”. Tesis Doctoral. Universidad de las Palmas. Biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
  • SOLER VILA, A., 2004: “Evaluación de la eficacia del programa de intervención psico-socio-motriz para ancianos (PIPSMA) sobre el bienestar de las personas mayores”. Tesis doctoral. Universidad de Barcelona. Facultad de Psicología.

Revistas

  • Revista Española de reumatologia. “Metodología, resultados del reclutamientos y características de la población”. Vol. 28. Núm. 01. Pág. 18-25.
  • MORENO GONZÁLEZ, A. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. “Incidencia de la Actividad Física en el adulto mayor”. Diciembre 2005. Vol. 5. Núm. 19. Pág. 222-237.